Código de buenas prácticas de seguridad y salud laboral

La necesidad de innovación obliga a las empresas a una continua adecuación y adaptación.

Los recursos humanos han sido siempre el activo principal de la empresa, y los principios de preservación de la salud y la igualdad de oportunidades son principios básicos de nuestra cultura empresarial.

La Dirección de FERNANDEZ MOLINA, OBRAS Y SERVICIOS, S.A., ha decidido la adopción de un Código de Buenas Prácticas de Seguridad y Salud que recoja su compromiso con la seguridad y el bienestar de los trabajadores que permita mejorar la productividad y el bienestar de todos sus componentes así como atraer y mantener a personal cualificado, asumiendo que este código es una herramienta más que contribuye a arraigar la motivación, buen clima laboral, bienestar personal y la cultura preventiva en nuestra empresa y la de sus colaboradoras.

Este código tiene como objetivos:

  • Promover y proteger la salud de los trabajadores.
  • Mantener y mejorar su capacidad y habilidad para el trabajo, de acuerdo con nuestro compromiso de mejora continua.
  • Contribuir al establecimiento y mantenimiento de un ambiente seguro y saludable para todos.
  • Adaptar el trabajo a las capacidades de los trabajadores, teniendo en cuenta su estado de salud.

 

CÓDIGO DE BUENAS PRÁCTICAS

  • Proteger la vida y la salud de los trabajadores.
  • Respetar la dignidad y diversidad humana, evitando estereotipos, favoreciendo la igualdad e integración en todos los niveles de todos los trabajadores con independencia de su sexo, origen o creencias.
  • Promover los más elevados principios éticos en las políticas y programas de salud laboral.
  • Colaborar con los responsables designados por la propiedad y con las autoridades competentes con el fin de crear un entorno trabajo seguro, cumpliendo las leyes así como las instrucciones impartidas en cada momento.
  • Establecer una política de salud y seguridad en el trabajo y un programa de prevención adaptado a las necesidades de la empresa, y auditarlos regularmente con el objetivo de que se produzca una mejora continua.
  • Promover la visita a los lugares de trabajo de forma periódica y sistemática de nuestros responsables de Prevención.
  • Promover un medio ambiente de trabajo sano y seguro, adoptando las medidas necesarias para evitar la violencia en el trabajo, manteniendo una actitud de “tolerancia 0” ante la misma.
  • Realizar un seguimiento continuo sobre los factores existentes en la empresa que puedan afectar la salud de los trabajadores que permita a la dirección la toma de decisiones.
  • Servir a la protección y la promoción de la salud física y mental y el bienestar social de los trabajadores en forma individual y colectiva.
  • Crear un entorno en el que las personas puedan desarrollarse y crecer, no siendo permisiva ante la sospecha de prácticas abusivas, de acoso o de violencia en el
  • Contribuir a la mejora de la salud de los trabajadores.
  • Conciliar el empleo del trabajador involucrado con la seguridad y la salud de terceros que pudieran estar en peligro.
  • Adaptar la organización del trabajo y de los lugares de trabajo a los trabajadores involucrándoles en la gestión.
  • Consultar a los trabajadores, a los técnicos y a la dirección sobre el trabajo que realizan.
  • Favorecer e impulsar la formación continua de los trabajadores.
  • Dar especial atención a la rápida aplicación de medidas sencillas de prevención, que sean técnicamente confiables y de fácil implementación, verificando posteriormente si las medidas adoptadas son efectivas o si se requieren soluciones más completas.
  • Cuando existan dudas sobre la severidad de un riesgo laboral, adoptar acciones de precaución inmediatas, y asumirlas como necesarias.
  • Cooperar con los trabajadores y sus representantes para asegurar que se brinda una adecuada información y capacitación en salud y seguridad en el trabajo.
  • En el caso de darse situaciones particularmente peligrosas, se debe informar a la dirección de la empresa y a la autoridad competente, si así lo establece la legislación, sobre las medidas necesarias para proteger a otras personas.
  • En caso de rechazo o de falta de voluntad para adoptar las medidas adecuadas con el objeto de eliminar un riesgo innecesario o para remediar una situación que evidencie peligro para la salud o la seguridad, comunicarlo lo más rápido posible, en forma clara y por escrito a la dirección de la empresa, incidiendo en la necesidad de tener en cuenta los conocimientos sobre el tema y de aplicar las normas relevantes de protección de la salud, incluyendo los límites de exposición, recordando al empleador su obligación de cumplir con las leyes y reglamentos vigentes destinadas a proteger la salud de los trabajadores en sus empleos.
  • Informar a los trabajadores sobre los riesgos laborales a los que están expuestos de una manera objetiva y comprensible, sin ocultar ningún hecho y destacando las medidas de prevención.
  • Abordar las barreras del lenguaje, diferencias culturales y otras variedades dentro del personal de gestión que puedan afectar a la eficacia de la comunicación.
  • Proporcionar la adecuada información a la dirección, trabajadores y sus representantes sobre el nivel de certidumbre o incertidumbre de los peligros reconocidos o sospechados que pudiera haber en los lugares de trabajo implementándolos en el Plan de Seguridad y Salud.
  • Promover la vigilancia de la salud, dando prioridad a la adaptación de los lugares de trabajo a los trabajadores, quienes deben recibir toda la información al respecto.
  • El trabajador debe ser claramente informado cuando su estado de salud o la naturaleza de las tareas que desarrolla en su puesto de trabajo son tales, que puedan poner en peligro la seguridad de terceros.
  • Promover la participación de todos los implicados en la Seguridad y la Prevención en la identificación, evaluación, asesoramiento y difusión de los peligros laborales y ambientales en las operaciones o procesos llevados a cabo en la empresa.

D. José Fernández Álvarez